X
X

Recibe “Dile si a ti mismo” gratis.

Ingrese su nombre y correo electrónico para participar en la rifa de 100 libros autografiados por Gutemberg Dos Santo.

A veces se cree que el éxito depende del talento nato que puede tener una persona en una área del conocimiento o actividad, pero pensar así significa que cuando tu te esfuerzas en desarrollar una habilidad es porque no eres bueno en ello. Esto es totalmente erróneo.  Los grandes líderes, deportistas, empresarios, científicos, etc;  se esforzaron por conseguir su propio éxito y lo consiguieron porque a diario creyeron en ellos mismo, sin importar las circunstancias y las críticas negativas que obtenían por aferrarse a su sueño, lo que dio pie a  que desarrollaran una fuerza mental inquebrantable.

Como ejemplos de una fuerza mental tenemos a Michael Jordan quien fue rechazado varias veces por no cumplir con la habilidad necesaria para ser un basquetbolista profesional. Tenemos a Walter Elias Disney, creador de Walt Disney, quien es sus primero bocetos fue constantemente rechazado y muchos no creyeron en sus capacidades. ¿Qué mentalidad mantuvieron estos personajes para no claudicar en el intento? Trabajaron a diario en mejorar sus debilidades y mantuvieron siempre una fuerza mental que los condujo a ser disciplinados, perseverantes, audaces y decisivos; y así no abandonar su  constante práctica.

Robert Greene en su libro “Maestría: el poder oculto” menciona que las personas suelen denigrar la práctica y les gusta imaginar que los grandes logros se obtienen de manera natural. Pero en realidad las personas talentosas se han mantenido inmunes ante esta forma de pensamiento y han dedicado tiempo y esfuerzo para mejorar sus debilidades, que a través de su constante práctica, terminan por dominar un conocimiento o actividad deseada.

Las personas que sobresalen saben que las habilidades pueden ser cultivadas y que su potencial no tiene una medida o límite, por lo tanto el verdadero potencial de las personas es totalmente desconocido y pueden llegar tan lejos como deseen. Lo importante es mantener una mentalidad de crecimiento y estar dispuestos al sacrificio, a cometer errores, a caerse y volverse a levantar; pero sobre todo dispuesto a seguir aprendiendo, siendo humildes cuando sea necesario sin dejar de lado la práctica para dominar aquello que al principio parecía imposible.

Gutemberg Dos Santos

Etiquetas

Gutemberg dos santos en medios