X
X

Recibe “Dile si a ti mismo” gratis.

Ingrese su nombre y correo electrónico para participar en la rifa de 100 libros autografiados por Gutemberg Dos Santo.

El éxito por lo general se  ha asociado con la buena posición económica de una persona, y de manera errónea creemos que la felicidad es algo que se tiene que alcanzar. Éxito y felicidad son términos que con mi experiencia he logrado identificar y  definir de manera clara. En lo particular la felicidad es un emoción que nace y no se hace; por el contrario, el éxito es una característica que se va forjando, a través de la experiencia, siendo un objetivo que se define a través de acciones que nos ayudan a alcanzarla.

La felicidad influye en el éxito, sin embargo el éxito no siempre ofrece la felicidad. Si deseo alcanzar el éxito primero  debo ser una persona feliz. Las personas que tienen un alto grado de felicidad todo el tiempo se sienten motivadas a forjar nuevas metas. Al contrario de las personas que no sienten felices siempre se expresan de forma negativa y atribuyen sus frustraciones al resto de la sociedad.

Las personas exitosas, siempre se han considerado felices. Cuando tropiezo y cometo errores, agradezco por reconocer que tome el camino equivocado y aprendo de ello viendo el lado positivo de la situación, de tal forma que me levanto con fuerza para seguir adelante. Cuando despierto lo primero que hago es dar gracias por tener un día más lleno de oportunidades, y medito a diario para mantener sensibles mis sentidos que me permitan  estar abierto a superar cualquier circunstancia que se me presente, sin que las cosas negativas afecten mi estado de ánimo.

El verdadero éxito  se alcanza cuando disfrutamos del recorrido para llegar a él. No puedo decir que tengo éxito si siempre estoy estresado y preocupado por atender un listado de compromisos. Es por ello que la felicidad me mantiene optimista y me motiva a continuar con mis tareas disfrutando cada momento sin perder la cordura. De esta manera soy feliz por lo que hago y tengo en ese momento, y no cuestiono lo que no tengo; sino más bien me esfuerzo y soy constante cada día para no perder de vista mis objetivos y el optimismo que me distingue, pues por el simple hecho de ser una persona feliz, soy una persona con éxito.

A final,  el éxito cada quien lo percibe de manera distinta, puede que tu ya seas una persona exitosa porque conseguiste el trabajo que tanto anhelabas, y que muchos quisieran tenerlo. Eres exitoso porque lograste formar una familia, eres exitoso porque finalizaste tus estudios, eres exitoso porque te mantienes saludable, eres exitoso porque descubriste a tiempo tus errores y seguiste adelante. Pero a veces no nos damos cuenta, que cada logro que tenemos en la vida, experimentamos el éxito. Y la felicidad no es más que un camino que decidimos tomar para disfrutar  el recorrido para alcanzar nuestras metas.

Gutemberg Dos Santos

Etiquetas

Gutemberg dos santos en medios