X
X

Recibe “Dile si a ti mismo” gratis.

Ingrese su nombre y correo electrónico para participar en la rifa de 100 libros autografiados por Gutemberg Dos Santo.

Hay personas que por más que desean obtener algo en su vida, ya sea una profesión, un buen empleo, un viaje o algo material,  no lo consiguen. La realidad no es porque no puedan hacerlo, sino porque realmente no se han fijado un plan de  metas. Para obtener algo en tu vida es necesario fijarte objetivos claros y precisos. Desde que nacemos aprendemos a llamar la atención mandando señales para que volten a vernos, y con ello conseguir  cubrir una necesidad fisiológica, como el alimento. Conforme vamos creciendo vamos demandado otra clase de necesidades, hasta llegar al deseo  de la autorealización. Para ello debemos aprender a plantear metas en base a objetivos, que comienzan desde lo más simple hasta lo más complejo.

Para formular una meta debes eliminar el miedo y contar con la habilidad de tener una  autoimagen de ti mismo. Tienes que confiar en ti  para poder visualizarte llegando a la meta. Porque hay personas no pueden imaginarse alcanzando una meta, pero si disfrutan como otras lo logran. Esto se debe a la escasa confianza que tienen en ellos mismo. Cuando pierdes el miedo y eliminas las dudas con respecto a tu capacidad de lograr algo, en automático disminuyes el nivel de fracaso.

El éxito es la suma de todos tus esfuerzos. Nadie tiene planes para el fracaso,  todos hacemos planes para el éxito. Pero pocos  logran llegar a la cumbre porque tienen  metas definidas y saben cómo plantearlas.

  1. Elimina el miedo. El miedo es la prisión de los sueños, quien tiene miedo no se atreve a soñar, y no es capaz de visualizarse alcanzando una meta.
  2. Desarrolla una autoimagen. Las personas que se visualizan triunfando buscan también reflejar sus deseos a través  de su aspecto, su actitud, sus gustos, y las metas que se plantean. Concéntrate y establece una imagen tuya llegando a la meta, imagina qué tendrías que vestir, de quíen tendrías que rodearte, cómo tendrías que hablar y en qué espacios tendrías que convivir, etc. Cuando tengas esa imagen clara en tu cabeza, comienza por apoderate de una esas variables y potencializala a diario. Así paso a paso podrás formar una autoimagen de ti y tener cada vez más claro lo que quieres lograr.
  3. Comprende los beneficios de tus metas. Hazte consciente de los beneficios que te ofrecerá llegar a tu meta, para que cada vez que consideres claudicar, tengas presente que vale más la pena lo que obtendrás que los sacrificios que deberás hacer para conseguirlo.
  4. Equilibra tus metas. Cuando definas metas lo puedes hacer empezando por buscar metas individuales para un bien propio, como el desarrollo personal, obtener bienes materiales, hacer un viaje, perder algunos kilos, etc. Pero cuando haces metas más equilibradas piensan en un bien colectivo, es decir; cuando ya tienes habilidad para formular metas individuales serás capaz de plantear metas más profundas buscando alcanzar un bien común que te permitirá avanzar a nivel de trascendencia.
  5. Define instrucciones claras. Cuando tienes una guía o instructivo en tus manos se te hará más fácil llegar a tu meta, por lo menos no te dará miedo avanzar y podrás sentir más seguro para cumplir tus objetivos diarios sin claudicar. De esta forma tus logros serán medibles y por lo tanto alcanzables.
  6. Compromiso. El compromiso lo haces contigo y con tu entorno. Tu meta es un compromiso que debe contener prudencia, atención, conciencia, disciplina, respeto, y un valor intrínseco que de significado y sentido a tu deseo.
  7. Carácter. Defiende tu postura y principios ante las circunstancias que crees que amenacen el alcance de tu meta. Para no claudicar debes tener carácter para no rendirte y para saber decir  no cuando sea necesario. Tener carácter no significa ser una persona rígida y necia, el carácter es ser flexible, tolerante y humilde cuando se requiera.
  8. Autocontrol. Enfócate en la disciplina de tus objetivos, apuntando cada uno de ellos en papel y en tu mente. Debes priorizar cada objetivo para que puedas cumplirnos y no dejar de lado lo más importante. El autocontrol te va a permitir  dominar tus emociones para poder estar tranquilo y ser eficaz en cada acciones que ejecutes así podrás afrontar situaciones complejas sin perder el foco de tus objetivos.
Gutemberg Dos Santos

Etiquetas

Gutemberg dos santos en medios